E-mail márqueting: ¿Cómo hacer campañas efectivas?

Kiwop / Blog / Correo electrónico / E-mail márqueting: ¿Cómo hacer campañas efectivas?

Muchos creían que las redes sociales habían quitado protagonismo al correo electrónico y que el e-mail marketing era una herramienta obsoleta, pero estaban equivocados. Uno de los principales motivos de su éxito es que el ciclo de vida de los contenidos es mayor en el e-mail que en redes.

Se conoce como e-mail marketing la técnica de comunicación con los usuarios a través del correo electrónico con el objetivo de atraer clientes potenciales y compradores. Una de sus ventajas es que no se concibe como una herramienta invasora, ya que el usuario ha aceptado previamente recibir los contenidos que le ofrecemos. Después de haber conseguido el contacto del consumidor, el correo electrónico se convierte en el canal directo para ofrecer contenidos y para hacer que el retorno de la inversión sea mayor.

Aunque se trata de un envío masivo que se hace de forma automática, no es spam, sino marketing de contenidos. Promocionando la marca y los productos o servicios que se ofrecen, el e-mail marketing hace una función comercial e informativa. Hay que tener en cuenta que actualmente hay menos gente que borra automáticamente los correos porque les resulta cómodo leerlos desde el smartphone, más que desde el ordenador.

¿Cómo hacer campañas de e-mail marketing efectivas?

Segmentar el público. Se deben crear listas de usuarios o suscriptores que se encuentren en diferentes fases del proceso de compra, también teniendo en cuenta los gustos, intereses y grado de interacción con la marca. No ofreceremos el mismo contenido a quién abandonó la compra con el carrito lleno que a quiénes ni siquiera lo llenaron. Según sus comportamientos e historial de búsqueda, pues, se enviarán contenidos personalizados a cada lista para conseguir que clientes y potenciales clientes acaben convirtiendo.

– El asunto es uno de los elementos más importantes porque es lo primero que ve el usuario en la bandeja de entrada y lo que hace que decida abrir o no el correo. Debe tener coherencia con el contenido y resumirlo bien, ser atractivo y generar empatía en los primeros momentos de conexión con el usuario para mejorar las tasas de apertura. Se debe resumir, pues, en una sola línea de texto todo lo que encontrarán dentro y llamarles la atención con un lenguaje que active, para evitar la indiferencia. Se recomienda dirigirse al usuario a través de su nombre para que se sienta valorado y atendido de forma personalizada. También se aconseja comenzar el tema con un verbo imperativo o utilizar palabras que inciten la lectura.

Contenido. Deben ser boletines atractivos pero simples, con noticias relacionadas con el sector del negocio, promociones, descuentos, etc. Se debe llamar la atención con contenido de valor para que el usuario convierta y capte el mensaje que se quiere hacer llegar. El objetivo de cada correo electrónico debe ser muy claro. Para ello se utilizan los botones de call to action, para facilitar y empujar al usuario a hacer la acción que se pretende que haga. Con contenidos de calidad, los leads se convertirán en clientes.

– Hay que enviarlo en el momento adecuado para que los suscriptores entren al correo. A través de las tasas de apertura se puede conocer cuáles son las horas más convenientes para tener más alcance.

– Cada envío debe ofrecer la posibilidad de dejar de recibir la newsletter. Puede que el grado de interés de algún usuario haya disminuido y que no quiera recibir más información. El enlace para darse de baja siempre tiene que estar ahí.

– Se ha de aportar un beneficio real tanto en el tema como en el contenido del correo electrónico para no crear falsas expectativas a los suscriptores. Si no fuera así, toda la esperanza se convertiría en frustración.

– Utiliza la técnica de prueba-error para saber cuáles son los correos que más seducen a cada público. Hay que fijarse con las tasas de apertura para ir optimizando los e-mails según si han tenido más o menos éxito. El diseño, los colores, el call to action y el tema, entre otros, son elementos que influyen en la conversión.

– Vigilar las palabras que se utilizan. Algunas de ellas no pasan los filtros de calidad y se redirige el correo a la carpeta de correo basura. La herramienta Hubspot, por ejemplo, publica un artículo con las palabras que debes intentar evitar durante la redacción, como ‘urgente’, ‘compra’ o ‘gratis’.

Si los usuarios están suscritos a la newsletter es porque aceptan libremente recibir estos contenidos y porque les interesa lo que se hace, se ofrece o se dice. Pero la segmentación es clave para la estrategia de e-mail marketing. No sirve de nada hacer un envío masivo con una información que realmente no sabemos si interesa por igual a todos los usuarios, ya que esto empeoraría su percepción sobre la marca.

El objetivo es posicionarse en el imaginario de los suscriptores y clientes como una marca de confianza para convertirse en la primera opción de compra. Es más fácil cuidar un cliente que crear otros nuevos. Por lo tanto, hay que generar esta confianza e incidir en la decisión de compra para que se sientan acompañados durante el proceso. Generando engagement en la relación marca-persona es como se humaniza la comunicación empresarial.

Aunque hay diferentes herramientas de e-mail marketing, una de las más fáciles de utilizar es MailChimp, una plataforma muy intuitiva y básica. Permite diseñar, planificar y programar campañas de correo electrónico y, después, medir resultados con la cantidad de clics, la tasa de apertura, conversiones, etc. De todos modos, si tienes pensado hacer alguna campaña o iniciar una newsletter, ¡contacta con nosotros y te ayudaremos!

¿Cómo podemos ayudarte?

Deja un comentario

¿Cómo podemos ayudarte?
¡CONTÁCTANOS!
Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información aquí.