7 consejos para el diseño de tu página web

Kiwop / Blog / Diseño y desarrollo web / 7 consejos para el diseño de tu página web

¿Quieres crear o cambiar el diseño de tu página web? Seguro que has tenido la tentación de aceptar una oferta de algún amigo informático pero hay que valorar si el servicio es óptimo y si se aviene a lo que tu negocio necesita.

Se trata de un trabajo largo y complejo que exige tener conocimiento de todo lo que significa la creación de una web. Esta debe ser un sello de identidad de tu negocio, y prever y adaptarse a la constante evolución tecnológica. Por ello, siempre se recomienda contactar con una agencia de desarrollo web.

Aunque hay muchos conceptos a tener en cuenta, estas son las claves para que tu web sea un espacio innovador y creativo, que priorice el SEO y la usabilidad.

Consejos para diseñar tu web

1. Suprimir elementos molestos. Es muy importante no saturar al usuario con demasiada información, elementos innecesarios o irrelevantes. La contaminación visual hace que la tasa de rebote aumente y eso no interesa. Hay que ir al grano siendo claro y conciso, sin ser repetitivo y evitando textos largos sin imágenes o textos comerciales. Si se han de introducir textos largos, se recomienda enlazarlos a través del botón ‘Más info’.

Por ejemplo, un pop-up (ventana emergente) puede parecer útil pero puede resultar pesado para el usuario, que ya es capaz de buscar por sí mismo como contactar o inscribirse.

2. Usabilidad web. Los usuarios tienen que navegar por la web cómodamente, sin complicaciones. Deben encontrar lo que buscan fácilmente para que su experiencia virtual sea agradable.

Crazzy egg es una herramienta que ayuda a saber, a través de mapas de calor según el movimiento del ratón, como se mueven los usuarios por la web. Servirá para comprobar si está bien estructurada y si es comprensible. Es necesario que las imágenes no sean pesadas para que no tarden en cargarse.

3. Diseño.

– Colores: Piensa qué colores se identifican con tu proyecto, con tu público objetivo y sus gustos. Se apuesta por los colores vivos y degradados pero también hay que dejar espacios en blanco para aliviar la carga cognitiva. Es así como el usuario pone el foco sobre los contenidos de la web.

– Audiovisual: Las ilustraciones propias son originales y marcan la diferencia con la competencia. En cuanto al estilo, cada vez triunfa más el diseño minimalista, también en branding y logotipos. Llaman la atención los pequeños detalles personalizados, como la página de error 404, los botones de call to action o el símbolo de carga de la web, entre otros. También resulta muy atractivo un vídeo de presentación que ocupe toda la página principal.

– Tipografía: Se utiliza una tipografía bastante grande para que el texto no pierda protagonismo ante el audiovisual. Las tipografías que más se utilizan son las hand made y vintage, pero también las circulares y Sans Serif.

4. Diseño intuitivo. Para el usuario tiene que ser muy fácil navegar por la web y por ello es necesario que sea intuitiva, sencilla y eficaz. ¿Cómo? Con una estructura organizada y un menú claro que recoja las ideas principales. También se pueden resaltar palabras importantes en negrita, y diferenciar títulos y secciones. En definitiva sólo es necesario utilizar la lógica para que haya coherencia entre todas las partes.

Se puede jugar con las microinteracciones, acciones que provocan un cambio en algunos elementos cuando el usuario interactúa con ellos, como cuando se añade un producto a la cesta de la compra y este cambia de forma o se mueve.

5. Datos de contacto. Al pedir datos a los usuarios, se debe preguntar sólo por lo que es imprescindible y no ser exigente. Cuantos menos datos se pidan, más gente se inscribirá. Piensa que, si a nosotros mismos no nos gusta facilitar datos, a ellos tampoco.

Es esencial establecer una relación de confianza con ellos. Por eso no hay que invadir su intimidad y se debe respetar la privacidad de sus datos. Además, se les debe ofrecer varias posibilidades para contactar a través de la web con el objetivo de que lleguen al formulario en pocos clics.

6. Trabajar el SEO. La mayoría de desarrolladores freelance no tienen en cuenta el SEO, el posicionamiento web. Este elemento es imprescindible para que, una vez acabada la web, los clientes la encuentren en el buscador. Los expertos se encargan de adaptar los códigos de tu web para escalar posiciones en los resultados de Internet.

7. Adaptación a otros dispositivos. Una de las prioridades es ser conscientes de que actualmente la navegación por Internet a través de dispositivos móviles es muy superior a la que tiene lugar a través de los ordenadores. Por lo tanto, hay que pensar la web para que se adapte a las pantallas de los diferentes dispositivos.

Es evidente, pues, que la colaboración entre diseñadores y desarrolladores web es necesaria. Para asegurar el éxito y el buen funcionamiento de la web, la mejor opción es contactar desde el principio con una agencia de Marketing Online especializada. A pesar de ser un poco más caro, acabarás ganando más dinero del que has invertido, porque detrás hay un trabajo meticuloso.

No lo pienses más y crea tu propia web o refresca la que ya tienes con KIWOP. ¡Contáctanos o pídenos presupuesto para tu proyecto!

¿Cómo podemos ayudarte?

Deja un comentario

¿Cómo podemos ayudarte?
¡CONTÁCTANOS!
Usamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información aquí.