Metodologías Agile, Design Thinking y Lean Startup: estas son sus principales diferencias

Kiwop / Blog / Diseño y desarrollo web / Metodologías Agile, Design Thinking y Lean Startup: estas son sus principales diferencias

El 90% de las nuevas empresas desarrollan proyectos inviables que les abocan al fracaso.

El mercado está lleno de empresas que satisfacen necesidades de clientes.

Tienes que destacar entre las demás, pero antes debes comprobar si tu idea de negocio tendrá éxito.

Para garantizártelo, es imprescindible que apliques adecuadamente las técnicas para el desarrollo de proyectos que valorarán su factibilidad.

Seguramente te suenen palabras como Metodología Agile, Design Thinking y Lean Startup.

Estos métodos se han convertido en modelos a seguir dentro de los negocios para conseguir el éxito de una idea empresarial.

No obstante, estas prácticas suelen coincidir en algunos aspectos y confundirse frecuentemente.

Pero no te preocupes, para eso estamos aquí.

En este artículo, conoceremos cada metodología y las principales diferencias entre ellas

¡Comencemos!

¿Qué es la Metodología Agile?

La Metodología Agile trata cómo hacer y escalar una solución.

Se basa en la división de un proyecto en varias fases con periodos cortos de tiempo, denominados sprints, y pausas entre ellas para analizar lo que ha funcionado y determinar los pasos a seguir.

El objetivo primordial es identificar los problemas a tiempo y cambiar la ruta del proyecto en caso de que sea necesario.

Además, optimiza los procesos, ya que facilita las funciones del trabajo y la toma de decisiones.

No importa en qué fase del proceso estés porque existen mecanismos para adaptarse con facilidad y acabar consiguiendo un buen resultado final.

Una vez que trabajes y pruebes cada una de las fases de esta técnica, podrás escalar la solución para ponerla en marcha.

Por tanto, la Metodología Agile usa herramientas y procedimientos para probar hipótesis de forma inmediata.

¿Qué es la Metodología Design Thinking?

La Metodología Design Thinking, o pensamiento de diseño, trata cómo abordar un problema.

Mediante el trabajo colectivo y el uso de la creatividad y la empatía, se generan ideas innovadoras enfocadas en la solución a un problema.

El objetivo es hacer valer las habilidades de los profesionales para desarrollar soluciones creativas que satisfagan las necesidades de los clientes, y poder convertirlas en proyectos tangibles.

Muchas empresas desarrollan sus nuevos productos analizando detenidamente un problema y creando posibles soluciones.

El Design Thinking está conformado por varias etapas que no tienen que seguir un orden lineal, puesto que es útil ir hacia delante o hacia atrás si te interesa.

Las 5 fases que debes seguir son: 

  1. Empatiza con las necesidades de los usuarios implicados en tu solución.
  2. Define las necesidades y los problemas de los usuarios implicados en tu solución.
  3. Idea multitud de opciones para tu solución.
  4. Prototipa para desarrollar ideas tangibles y contemplar las diferentes soluciones.
  5. Testea tu solución con los usuarios para identificar posibles mejoras.
  6. Implementa tu solución.
Esquema fases Design Thinking

Cada vez más, las soluciones a problemas están relacionadas con el entorno digital.

Una estrategia de marketing digital, posicionar bien un e-commerce o la necesidad de un buen diseño y desarrollo web pueden ser soluciones creativas a problemas de tus usuarios. 

Así pues, la Metodología Design Thinking pretende dar con el equilibrio entre el deseo, la necesidad y la viabilidad económica y técnica del proyecto.

¿Qué es la Metodología Lean Startup?

La Metodología Lean Startup trata cómo desarrollar y probar una solución.

Mediante ciclos de lanzamiento cortos y rápidos crea Productos Mínimos Viables (MVP) de aquello que se esté trabajando.

Es un proceso iterativo, ya que se va repitiendo hasta dar con el resultado final.

De esta manera, se prototipa de inmediato aquella solución al problema y se pueden comprobar funcionalidades, objetivos buscados y reacciones de nuestros usuarios.

El objetivo principal es comprobar rápidamente la viabilidad de una idea de negocio

Analizar y validar las variables que afectan al producto o servicio planteado a la vez que hacer avanzar el producto para descubrir posibles nuevas mejoras.

Una técnica sin un tiempo concreto porque finalizará cuando se dé con el resultado final.

Además, ejecuta desde la creación del producto hasta la medición de la respuesta por parte de los usuarios y los elementos clave del rendimiento definitivo.

Por tanto, una metodología muy útil para construir un producto o servicio adecuado y valorar su factibilidad.

¿Qué tienen en común todas estas metodologías?

La Metodología Agile, Design Thinking y Lean Startup tienen como objetivo común entender las necesidades de la gente y abordar los ciclos y la viabilidad de una idea innovadora.

En un entorno cambiante y con un alto grado de competencia, la innovación es clave para hacerte un hueco en el mercado.

Optimizando las capacidades y la coordinación de equipos, estas metodologías intentan dar con la solución concreta a un problema determinado.

Todas se centran en el usuario final y tienen muy en cuenta la retroalimentación.

En definitiva, términos similares pero con funcionalidades y procedimientos distintos.

¿En qué se diferencian estas 3 metodologías?

La buena gestión de proyectos es la base para el éxito.

Para ello, se pueden usar todas estas metodologías, pero hay que saber diferenciarlas y saber cuál nos puede ser más útil.

Todas se enfocan en la reducción de tiempos y de recursos para el óptimo desarrollo de una idea de negocio.

No obstante, la diferencia principal es la manera de afrontar el proceso y los elementos que lo componen.

La Metodología Agile se centra más en proyectos de desarrollo iterativo para la reevaluación continua de una idea mientras que Design Thinking y Lean Startup se usan más para el diseño de prototipos y testear hipótesis.

La diferencia entre estas dos últimas está en el momento de implantar el producto en el ciclo de innovación.

La técnica Design Thinking pone el foco en conocer bien las necesidades de los consumidores antes de desarrollar un buen producto o servicio.

En cambio, el método Lean Startup construye rápidamente un prototipo para presentárselo a los consumidores y, a través de feedbacks, ir realizando modificaciones hasta dar con el resultado final.

Diferencia principal entre Design Thinking, Lean Startup y Metodología Agile

Estas diferencias no implican que sean metodologías excluyentes.

Usa varios métodos para comprobar tu idea de negocio y sacarle el máximo provecho.

Entiende la Metodología Agile, el Design Thinking y el Lean Startup como un conjunto de herramientas para darle un valor a tu innovación y asegurarte el éxito de tu proyecto.

¿A qué esperas para ponerlas en práctica?

Y si estás interesado en seguir leyendo artículos sobre temáticas relacionadas con el desarrollo web, el marketing digital o el e-commerce, acude a nuestro blog.

¡Te encantará!

Queremos ayudarte a obtener resultados.

Deja un comentario

Queremos ayudarte a obtener resultados.
¿EMPEZAMOS?